EL PLACER FEMENINO ANTE UN MIEMBRO MASCULINO GRANDE

Hay un refrán que dice: “barco grande ande o no ande”, es posible que esto tenga un valor real en algunas cosas de la vida. Pero, sin dudas, en el sexo sin no anda, el tamaño importa poco. Lo cierto es que, la mujer siente una enorme curiosidad por los penes grandes, ya que le producen un morbo especial, que les abre la curiosidad por experimentar. Pero, al momento de encontrarse con un miembro masculino de dimensiones especiales, más allá de lo excitante que pueda ser, se enfrentan ante la posibilidad que al momento del coito, este le pueda causar dolor y daños en la vagina. Y, bueno, si bien la flexibilidad del órganos sexual femenino, le permite adaptarse a el tamaño, un pene de grandes proporciones puede terminar siendo un problema. Lo bueno ante esto, es que no tienes por qué privarte de la experiencia, ya que puedes usar Lubricantes Sexuales  y mantener las relaciones en ciertas posiciones que permiten una mejor relajación de los músculos pélvicos y apertura de sexo femenino.

pareja

pareja

LUBICANTES SEXUALES PARA EL PLACER A LO GRANDE

Si bien, es cierto que la vulva puede auto-lubricarse, es probable que no logre la suficiente humedad como para permitir la entrada cómoda de un pene de grandes dimensiones. Por ello, es recomendable usar un buen lubricante sexual, que puede ser adquirido  en la tienda de artículos eróticos. Así que, no dudes en usar un humectante especialmente creado para el sexo, evitando tomar el riesgo de rupturas u otras lesiones. Por otra parte, hay algunos consejos que pueden ser muy efectivos para que esta experiencia ante lo gordo y enorme sea satisfactoria.

  • La lubricación natural siempre es importante. Un juego preliminar extenso garantiza una lubricación vaginal abundante. Lo cual es perfecto, co-ayudado con el humectante artificial.
  • Importante, también, es usar el lubricante en una nueva penetración, cada vez que se cambie de posición o se deje la penetración para pasar a otras prácticas como el sexo oral u otros juegos.

Las posiciones sexuales deben ser cuidadas. Entre ellas, hay algunas que permiten una mayor apertura de la vulva como la llamada “perrito” o la tradicional del misionero con las piernas perpendiculares al cuerpo. Y claro, debes en lo posible evitar cabalgar sobre un pene de enormes dimensiones, ya que al momento de la excitación no se miden los movimientos.

Anuncios